Google+ Followers

Letra: Por el miedo a equivocarnos - Maldita Nerea



VER LO MEJOR DE MALDITA NEREA
Éramos distintos imposibles,
de un futuro menos claro,
entender bien lo que dices
me hace sentirme tan raro,
empieza todo a hacerse triste,
a quedar del otro lado,
tú también lo prometiste,
fuimos dos equivocados,
equivocados…

Y ahora este sitio está lleno
de noches sin arte,
de abrazos vacíos,
de mundos aparte,
de hielo en los ojos,
de miedo a encontrarse,
de huecos, de rotos,
de ganas de odiarse,
y ya lo llevo sintiendo,
me quedo sin aire,
el cielo ha caído,
se muere, se parte,
sólo es un infierno sostenido,
sólo es un esfuerzo relativo.

Yo no pido casi nada,
que se pierdan mis sentidos,
que se nuble tu mirada,
pero el miedo nos consigue,
se hace grande en estas manos,
mal recuerdo nos persigue,
fuimos dos equivocados,
equivocados…

Me voy, me voy,
porque este sitio está lleno
de noches sin arte,
de abrazos vacíos,
de mundos aparte,
de hielo en los ojos,
de miedo a encontrarse,
de huecos, de rotos,
de ganas de odiarse,
y ya lo llevo sintiendo,
me quedo sin aire,
la estrella ha caido,
se muere, se parte,
sólo es un infierno sostenido,
por el miedo a equivocarnos.

Porque este sitio está lleno
de noches sin arte,
de abrazos vacíos,
de hielo en los ojos,
de mundos aparte,
de cielos caídos,
y ya lo llevo sintiendo,
me quedo sin aire,
sólo es un infierno sostenido,
por el miedo a equivocarnos.

No quiero escucharte,
no insistas,
prefiero esta vez encontrarte
inundando mis ojos,
esperando a que pase,
a que caigamos otra vez
y sólo digo que...
nunca quise hacerte daño
pero todo se nos fue
y aunque ahora somos como extraños,
yo jamás te olvidaré.

De noches sin arte,
de abrazos vacíos
de mundos aparte,
de hielo en los ojos,
de miedo a encontrarse,
de huecos, de rotos,
de ganas de odiarse,
sólo digo que nunca quise hacerte daño,
sólo es un infierno sostenido
VER LO MEJOR DE MALDITA NEREA
por el miedo a equivocarnos,
por el miedo a equivocarnos.

Yo sólo digo que...
nunca quise hacerte daño,
que sólo es un infierno sostenido
por el miedo a equivocarnos.